Archivo por meses: octubre 2013

parkinson tercera edad

Enfermedades propias de la tercera edad 3ª parte.

Vuelvo con la 3ª edición de esta serie de artículos en los que os explico brevemente en qué consisten las enfermedades más comunes en personas de la tercera edad. La idea es que las conozcáis, tanto nombres como síntomas, para que podáis saber formas de evitarlas o al menos sobrellevarlas cuando se presenten, ya que si vivimos lo suficiente lo más probable es que suframos alguna de estas enfermedades, pues la principal causa de su aparición suele ser el paso del tiempo. Aunque recordad que no hay que ponerse nervioso porque nos pueda pasar, ya que hoy en día, gracias a la investigación científica en el campo de la medicina, la esperanza y la calidad de vida en personas ancianas ha aumentado muchísimo.




En el artículo de hoy, os comentaré un poco sobre el Parkinson, enfermedad que sufren o han sufrido personajes conocidos, como fue el Papa Juan Pablo II, el protagonista de Regreso al futuro, Michael J. Fox o el mismísimo Mohammed Alí; y de la Hipertrofia Benigna de Próstata, la cual por razones obvias tan solo afecta a hombres, siendo a su vez bastante común entre los varones mayores de 60 años.

Parkinson

Se trata, al igual que el Alzheimer, de una enfermedad neurodegenerativa, causada principalmente por la pérdida de sustancia negra cerebral. La pérdida de neuronas en esta zona está aceptada como la causa de la enfermedad, por lo que se trata de una patología directamente relacionada con las personas ancianas, aunque en los últimos años también se han detectado bastantes casos de Parkinson en individuos más jóvenes, incluso por debajo de los 40 años.

Entre los síntomas del Parkinson encontramos una larga lista, siendo los más característicos la rigidez muscular, los característicos temblores, dificultad para caminar, mala estabilidad cuando se detienen, lentitud de movimientos voluntarios, etc. Además de esto, en ocasiones también se produce un deterioro intelectual, aunque esto es más propio de otra enfermedad neurodegenerativa como es el Alzheimer.

Al igual que la mayoría de enfermedades neurodegenerativas, no existe solución, pero la calidad de vida de una persona que lo sufre puede ser suficientemente plena con tratamiento físico, psicológico y farmacológico, pudiendo llevar el enfermo una vida prácticamente normal. En España, el Parkinson afecta a más de 65.000 personas y debido al envejecimiento de la población, esta cifra va en aumento.



Hipertrofia benigna de Próstata

La característica principal es el excesivo crecimiento de la próstata. Se trata de, como mencionábamos anteriormente, una enfermedad muy común en los hombres de más de 60 años, debiéndose iniciar su chequeo a partir de los 40 años, para adelantarse a los posibles problemas que puede acarrear. Su diagnóstico se puede realizar una “biopsia prostática” y el más común, que es el tacto rectal, consistente en la palpación de la próstata a través del ano, siendo posible además, la detección de síntomas de cáncer a través de esta técnica. Creo que es necesario aclarar que la Hipertrofia benigna de Próstata no es cáncer.

Entre los síntomas que puede causar la hipertrofia benigna de próstata encontramos una mayor frecuencia a la hora de orinar, irritación y obstrucción, que pueden complicarse y provocar infecciones en la orina, cálculos renales, etc. Algunos de los métodos que se utilizan para su tratamiento es la disminución de la ingesta de líquidos por la noche y moderación de la ingesta de alcohol y cafeína. En los casos en que la hipertrofia benigna de próstata supere un tamaño determinado, la única solución viable para evitar problemas mayores es la prostatectomía, tratamiento quirúrgico que puede ser realizado mediante la resección transuretral de próstata.

Como estamos comprobando en estos artículos, las enfermedades neurodegenerativas son las que conllevan más problemas a la hora de tratarlas y sobrellevarlas, ya que el resto de enfermedades, al menos en la mayoría de los casos, existen tratamientos más “sencillos” para solucionar el problema y mejorar la calidad de vida del paciente.




¡Espero que os haya parecido interesante y os espero en el próximo artículo!

Foto Flickr bajo licencia de uso