Archivo por meses: septiembre 2015

ecografia-4d

La ecografía 4d

Uno de los avances más importantes en cuanto a técnicas diagnósticas es la ecografía 4d. Mediante este procedimiento se pueden obtener imágenes tridimensionales del bebé dentro del útero materno. La principal novedad que se introduce es que ahora la captura de imágenes se obtiene a tiempo real y en formato de vídeo, no de fotografía. Gracias a ello vamos a poder observar todo el comportamiento del feto en directo. Es algo así como un “streaming” de lo que está sucediendo ahí dentro. Esto ofrece grandes ventajas para el diagnóstico precoz de diversas dolencias como pueden ser las relativas al sistema vascular.




La ecografía emocional

Esta prueba no es una más. Tiene un componente afectivo muy importante ya que se trata de la primera toma de contacto de los padres con su hijo. Ver los gestos que realiza nuestro bebé dentro del vientre materno es algo que nos llena de emoción. Muchos centros ofrecen la posibilidad de grabar todo el proceso de la toma de imágenes en vídeo. Gracias a ello, podemos conservar un recuerdo para toda nuestra vida y la de nuestros descendientes. Incluso están surgiendo novedosas ideas como la aplicación de las impresoras 3d gracias a las cuales podemos obtener una maqueta de nuestro bebé antes de que nazca.

ecografia-4d

Procedimiento

La forma de realizar esta prueba es bastante sencilla. Se utiliza un ecógrafo para captar imágenes por ultrasonidos que son reproducidas mediante un monitor. La embarazada va a sentir lo mismo que si le hiciesen una ecografía abdominal habitual. El ecógrafo se impregna se un gel especial para favorecer la toma de imágenes y la única “molestia” que se siente es el contacto de ese gel frío con la piel. Es conveniente no aplicarse ningún tipo de crema en la piel de la tripa antes de la realización de la prueba para que no interfiera en la misma. A veces, se puede solicitar a la madre que tome un poco de glucosa antes de la ecografía 4d para, de esta manera, estimular los movimientos del bebé. De todas formas, lo más conveniente es consultar en el centro donde nos la vamos a realizar si tenemos que tomar alguna medida de preparación especial, cosa que no suele ser demasiado habitual.




¿Cuándo hacerse la ecografía 4d?

Los resultados de la ecografía 4d dependen en gran medida del momento de gestación en el que se realicen y del tipo de embarazo que se trate. Entre la semana 15 y 20 es posible observar ya el sexo del bebé y ciertos movimientos, aunque los ojos estarán todavía cerrados. Si se realiza de la semana 21 a la 26 vamos a poder ver como se define la cara del feto y quizás tengamos la suerte de ver algún gesto como estiramientos, bostezos o incluso alguna que otra sonrisa. Quizás uno los mejores momentos para captar toda la esencia es desde la semana 27 hasta la 32 ya que el bebé suele responder a estímulos que le llegan del exterior como voces de familiares. A partir de la semana 33 es más complicado realizar una ecografía 4d ya que el tamaño del bebé es demasiado grande.

Es siempre recomendable seguir las pautas marcadas por un profesional médico de nuestra confianza que nos va a indicar cuáles son las mejores acciones a tomar para nuestro caso concreto ya que los plazos pueden variar teniendo en cuenta las especificidades de cada embarazo.

Para ampliar información acerca de esta prueba recomendamos el sitio ecografia 4d ya donde se trata de manera más detallada todo los aspectos relativos a la misma.

 

Imagen creative commons Flickr