Archivo de la categoría: Hipocondrícos

eres hipocondríaco

¿Eres un hipocondríaco?

¿Cuántas veces hemos oído decirle a alguien que se preocupa por su salud “eres un hipocondríaco”?

El problema es que, a pesar de que se dice basándose en la definición real de lo que es ser un hipocondríaco, la mayoría de veces se exagera para intentar quitarle importancia a las preocupaciones de un familiar, amigo o conocido. Según la RAE, la hipocondría es la “Afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud”, por lo que como observáis, casa perfectamente con las razones que utilizamos para tildar a alguien de hipocondríaco.

La realidad es que todos lo somos un poco, siendo más palpable en nuestra sociedad actual donde los casos de, por ejemplo, cáncer suelen ser mayores, aunque realmente esto solo sea una percepción, ya que la diferencia entre hoy en día y hace 60 años es que estos casos antes no salían en los medios continuamente, ni tampoco había tanta población en el mundo, lo cual hace que estadísticamente sea obvio que ahora haya más casos de tumores malignos que hace décadas.

La cuestión que atañe en este artículo es conocer cuales son los principales síntomas para saber si eres un caso hipocondríaco. Después de todas mis experiencias así como la de mis amigos, la pregunta clave que se me ocurre es ¿Cuántas veces has acudido al médico porque te dolía un poco la cabeza, tenías un lunar en el brazo, te había dado un espasmo por la noche en la pierna o te ha dado un pequeño mareo al levantarte?

Si piensas que no es tu caso, ya que tu no has acudido al médico, pregúntate a ti mismo cuántas veces has sufrido alguno de los “síntomas” anteriormente mencionados, has buscado en Internet y tan solo te has fijado en la gente que decía “Eso puede ser un tumor”, existe una enfermedad llamada “Síndrome de blabla”, etc, en lugar de fijarte en la gente que decía, “Eso me pasa a mí a veces, fui al médico y me dijo que sólo era una migraña

Estos casos son los más leves de hipocondría, los más cotidianos e incluso “graciosos”, pero los casos más graves se deben a una actitud pesimista y negativa, directamente asociado con la ansiedad y exagerando hasta el extremo la preocupación por la salud. Esta obsesión, puede llegar a requerir de tratamiento psiquiátrico así como de psicofármacos para paliar los síntomas ansiosos que sufren los que padecen de hipocondría grave.

La hipocondría puede acarrear problemas graves, ya que al obsesionarse en centrar toda su atención en síntomas leves o imaginarios, puede estar pasando por alto algunos problemas realmente importantes y que realmente requieran tratamiento. A esto, le podemos añadir lo que es llamado un “trastorno psicosomático”, que significa que debido al convencimiento del paciente de que sufre una afección, aparecen dolores y síntomas reales donde realmente no ocurría nada.

En definitiva, se podría decir que hay muchísima gente que es hipocondríaca leve, debido a la sobresaturación informativa que recibimos a través de los medios y de Internet. Simplemente hay que aprender a llevarlos intentando tranquilizarlos para que no se obsesionen más, y vigilar de cerca los que puedan convertirse en casos graves llegando a ser perjudiciales para sí mismos.

Así que ya podéis imaginar el por qué de comenzar a escribir este blog “Cosas de médicos” 🙂
Foto Flickr bajo licencia C.C.