Archivo de la categoría: Sinusitis

Síntomas de la sinusitis aguda

Características de la sinusitis

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales debida a una infección viral, bacteriana o fúngica o una alergia. Los senos paranasales son cavidades huecas que se localizan en los huesos del cráneo que rodean la nariz. Los senos paranasales sanos no contienen bacterias ni otros microorganismos, son estériles y están revestidos de pequeñas glándulas que secretan una fina capa de mucosa que barre las partículas extrañas fuera de ellos.  Cuando la apertura de los senos paranasales se bloquea, el moco se acumula dentro de ellos y los microorganismos – bacterias, virus y hongos – empiezan a reproducirse provocando infección e inflamación.

La sinusitis aguda se produce cuando los síntomas están presentes durante cuatro semanas o menos. Es causada por bacterias que proliferan en los senos paranasales.Los síntomas de la sinusitis aguda en adultos muy a menudo se presentan después de un resfriado que no mejora o que empeora después de 5 a 7 días.


Síntomas de la sinusitis

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor de garganta y goteo retronasal
  • Congestión y secreción nasal
  • Dolor de cabeza
  • Dolor o presión detrás de los ojos, dolor de muela, sensibilidad facial
  • Fiebre
  • Fatiga y malestar general
  • Tos que generalmente empeora por la noche
  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato

Los síntomas de la sinusitis en niños son diferentes. Los niños normalmente presentan un resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorando y luego comienza a empeorar. Tienen fiebre alta junto con secreción nasal oscura durante al menos 3 días. Se refiere a una sinusitis aguda en niños una secreción nasal con o sin tos, que ha estado presente por más de 10 días y no está mejorando.


La localización del dolor o compresión sinusal depende del seno parasinusal que se encuentre afectado.

El dolor en el seno maxilar se percibe en el pómulo o en la arcada dental superior. La inflamación de este seno puede producir dolor de dientes. Aproximadamente la mitad de los enfermos con este tipo de sinusitis presenta fiebre. El dolor del seno frontal se presenta encima de las cejas y en la frente. La sinusitis en el seno etmoidal provoca dolor entre y detrás de los ojos. El dolor del seno esfenoidal se siente en la zona superior del rostro.  Los dolores de cabeza sinusales se asocian a un dolor profundo y constante en los pómulos, la frente, o el puente de la nariz. El dolor generalmente se intensifica con el movimiento repentino de la cabeza o el esfuerzo.

En la mayoría de casos, no hace falta realizar ninguna prueba de imagen para diagnosticar una sinusitis aguda, pues basta con la historia clínica y la exploración física para llegar a un diagnóstico.



La relación entre la sinusitis y el dolor de cabeza

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales debida a una infección viral, bacteriana o fúngica o una alergia. Los senos paranasales son cavidades llenas de aire, ubicadas en la frente, los pómulos, y detrás del puente de la nariz. Los senos paranasales sanos no contienen bacterias ni otros microorganismos, son estériles y están revestidos de pequeñas glándulas que secretan una fina capa de mucosa que barre las partículas extrañas fuera de ellos.  Los senos drenan a través de canales en la nariz. Cuando un seno se inflama, como resultado de una infección, una reacción alérgica o un tumor, aumenta la producción de moco y bloquea los canales de la nariz. El aumento de la presión en los senos causa un dolor similar al del dolor de cabeza.


Los dolores de cabeza sinusales se asocian a un dolor profundo, palpitante y constante en la frente, los pómulos o el puente de la nariz. Este tipo de dolor se intensifica con el movimiento repentino de la cabeza o el esfuerzo hecho con la cabeza. El dolor empeora al inclinarse hacia adelante o acostarse. Algunas veces, el dolor de migraña también empeora cuando se inclina la cabeza hacia delante, y las migrañas pueden ir acompañadas de congestión nasal, secreción nasal clara o acuosa y presión facial.

Diferencias entre dolor de cabeza común y el sinusal

Las principales diferencias entre la migraña y el dolor de cabeza sinusal son los siguientes signos y síntomas, que generalmente están presentes en una sinusitis:

  • Dolor de garganta
  • Fiebre
  • Tos
  • Fatiga
  • Disminución de la capacitad de olfato o del gusto
  • Sensación de dolor en los dientes superiores
  • Nariz congestionada
  • Secreción nasal sanguinolenta o mucosidad de color amarillo-verdosa
  • Dolor, presión y plenitud en las mejillas o en la frente
  • El dolor empeora al inclinarse hacia adelante o acostarse

Los dolores de cabeza sinusales no están asociados con náuseas o vómitos y no son agravados por el ruido o la luz brillante.

En el caso de la migraña, el dolor aumenta rápidamente y dura entre 4-72 horas. El dolor de cabeza sinusal aumenta gradualmente y tarda más tiempo en desaparecer.

Por lo general, la historia clínica y el examen físico son suficientes para determinar si hay una obstrucción en los senos paranasales pero, en algunos casos, se necesitarán las TC y la RM.



Tratamiento del dolor de cabeza sinusal

El tratamiento del dolor de cabeza sinusal incluye antibióticos para la infección, antihistamínicos o descongestionantes para bajar la inflamación y tratar los síntomas. Durante los 3 primeros días se pueden utilizar descongestionantes nasales inhalados. El uso prolongado de estos provoca un efecto rebote y empeora los síntomas. Si el dolor es muy intenso, tu médico te recetará analgésicos. Algunas veces, es necesario administrar corticosteroides para bajar la inflamación rápidamente.

Beber líquidos en abundancia, usar humidificadores con aceites esenciales o agua salina nasal son útiles en el tratamiento de la sinusitis y el dolor de cabeza sinusal.

Consulta con tu médico inmediatamente cuando:

  • Tus párpados se hinchan, se caen, se enrojecen, se tornan calientes o si sufres cambios en la visión.
  • El dolor de cabeza sinusal se desplaza hacia el ojo y se produce una hinchazón alrededor de este.
  • La pupila del ojo se dilata o es más grande de lo normal.
  • Experimentas un cambio en la personalidad, rigidez en el cuello, fiebre alta, alteración de la conciencia, erupciones en el cuerpo, problemas visuales o convulsiones.
  • Sufres una inflamación del tejido blando sobre el seno frontal junto con dolor de cabeza y fiebre.

Las alergias no producen dolor de cabeza, sin embargo producen congestión nasal que puede conducir al dolor de cabeza. Las alergias y los dolores de cabeza deben ser tratados por separado.


Causas y síntomas de la sinusitis

La sinusitis es una inflamación o infección de los senos paranasales. Los senos nasales son espacios que contienen aire dentro de los huesos del cráneo y la cara. Están localizados detrás de la frente, los huesos de la nariz, las mejillas y los ojos.  Los senos paranasales sanos no contienen bacterias ni otros microorganismos, son estériles y están revestidos de pequeñas glándulas que secretan una fina capa de mucosa que barre las partículas extrañas fuera de ellos.  Cuando la apertura de los senos paranasales se bloquea, el moco se acumula dentro de ellos y los microorganismos – bacterias, virus y hongos – empiezan a reproducirse provocando infección e inflamación.


Las causas de la sinusitis:

El mecanismo por el cual se produce la sinusitis incluye tres factores:

  • La obstrucción del orificio de la salida del seno: la apertura de los senos nasales puede bloquearse cuando la mucosa de estos o la de la nariz está engrosada o se produce demasiado moco por alergias o por resfriados y los pequeños vellos de los senos paranasales no logran sacarlo. Un tabique nasal desviado también es capaz de bloquear la apertura de los senos.
  • La reducción del movimiento de los cilios que normalmente limpian los senos. Esto ocurre en algunas enfermedades genéticas o por la exposición al tabaco, algunos medicamentos o compuestos químicos.
  • El aumento de la viscosidad de las secreciones. Esto ocurre en algunas enfermedades como la fibrosis quística.

Existen algunos factores que pueden incrementar el riesgo de que un niño o un adulto presente sinusitis:

  • Rinitis alérgica o fiebre de heno
  • Tabaquismo
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Cambios de altitud (bucear o volar)
  • Adenoides grandes – especialmente en el caso de los niños
  • Enfermedades que impiden que los cilios funcionen apropiadamente y eliminen la mucosidad
  • Fibrosis quística
  • Ir a guarderías

La sinusitis puede ser aguda o crónica.

  • Hablamos de sinusitis aguda cuando los síntomas están presentes durante cuatro semanas o menos. La causa de la enfermedad en estos casos es una infección bacteriana.
  • Cuando persiste por más de 3 meses hablamos de sinusitis crónica. En este caso, el paciente no tiene dolor, la enfermedad se caracteriza por la presencia de moco con mal olor persistente por una o ambas fosas nasales y la sensación de nariz tapada. Puede ser causada por bacterias o un hongo.




¿Cuáles son los síntomas de una sinusitis?

  • Presencia de moco en abundancia, generalmente espeso
  • Congestión nasal, nariz tapada
  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato
  • Tos, por la caída de moco hacia la garganta, que generalmente empeora por la noche
  • Sensación de pesadez de la cara
  • Dolor similar a presión en la zona de los ojos, la frente o la cara, dolor de muelas o sensibilidad facial
  • Fatiga, sensación de malestar general
  • Fiebre
  • Dolor de garganta y goteo retro nasal

Los síntomas de la sinusitis crónica son parecidos, pero tienden a ser más leves y los pacientes generalmente no presentan dolor. Los síntomas de un niño con sinusitis pueden empezar con un resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorado y luego comienza a empeorar.

Consulta siempre con un especialista ante la presencia de los síntomas siguientes:

  • Hinchazón de la cara u ojos
  • Presencia del problema más de un mes
  • Empeoramiento del cuadro a pesar del tratamiento

La sinusitis se diagnostica por los síntomas. Cuando hay dudas diagnósticas se puede realizar una radiografía  de senos paranasales.


¿Qué es la sinusitis maxilar?

Una sinusitis es una inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales (maxilares, etmoidales, frontales y esfenoidales). Su origen es casi siempre un foco inflamatorio en la nariz, por lo que se denomina habitualmente como rinosinusitis. A parte de las infecciones de la nariz, los procesos odontógenos afectan muchas veces las cavidades paranasales. Los senos maxilares son irregulares, y tienen una estrecha relación entre los molares y los premolares superiores. Un absceso, quiste, golpe, extracción de dientes o enfermedades periodontales pueden causar sinusitis maxilar.


El dolor en el seno maxilar se percibe generalmente en el pómulo o en la arcada dental superior, pudiendo producir dolor de dientes. Aproximadamente la mitad de los enfermos con este tipo de sinusitis presenta fiebre. El dolor de cabeza que acompaña a la sinusitis maxilar es un dolor profundo, palpitante, constante que se intensifica con el movimiento brusco de la cabeza, el esfuerzo hecho con la cabeza o al inclinarse hacia delante, acostarse, al toser o con la palpación y suele empeorar por la tarde.

El paciente generalmente tiene dolor de garganta, tos, secreción nasal sanguinolenta o mucosidad de un color amarillo-verdoso, congestión nasal, goteo post-nasal, fatiga, malestar general, disminución de la capacidad del olfato o del gusto y mal aliento. Las infecciones de origen dentario pueden ser terriblemente dolorosas.

En el 80% de los casos sólo con la historia clínica y el examen físico se puede identificar con exactitud una sinusitis.


Tratamientos naturales contra la sinusitis

La fitoterapia en el tratamiento de la sinusitis se basa en la utilización de las plantas con propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas e inmunoestimulantes.


Alimentos con las que preparar una tisana para la sinusitis

  • El limón, que posee componentes antibacterianos, ayuda a fluidificar los senos nasales y rebaja la fiebre.
  • El jengibre, que tiene componentes antibacterianos. Una infusión con una cucharadita de la raíz seca de jengibre ayuda a aliviar los síntomas de la sinusitis. El limón potencia el sabor y el efecto del jengibre.
  • El enebro, que posee propiedades expectorantes, es un buen antiséptico, antiespasmódico.
  • La malva, que tiene propiedades bactericidas. Se utiliza la flor para preparar la infusión.
  • La genciana, que aumenta las defensas del organismo, ayuda en la prevención de numerosas enfermedades de las vías respiratorias.
  • La equinacea, que favorece el aumento de la inmunidad. Se aconseja tomar 1000 mg al día repartidos en cinco tomas diarias. Es una planta que han utilizado los indios norte-americanos para curar las heridas de las flechas o los mordiscos de las serpientes. Como es una planta desinfectante bactericida, tiene una serie de aplicaciones en las enfermedades bacterianas.
  • La uña de gato, que no sólo aumenta la inmunidad, sino que es un excelente antiinflamatorio. A partir del año 1970, se empezaron a realizar las primeras investigaciones científicas sobre las propiedades curativas de esta planta. Sus alcaloides estimulan la capacidad de los glóbulos blancos para destruir los microorganismos o elementos extraños de la corriente sanguínea.
  • La agrimonia es un buen remedio para la sinusitis. Se utiliza el extracto de la planta diluida en agua y se pasa a través de la nariz.
  • El eucalipto desinflama los senos nasales y favorece la salida de la mucosidad. Se recomienda aspirar los vapores del eucalipto cubriéndose la cabeza con un paño.




Descongestionantes naturales

Los senos paranasales pueden descongestionarse mediante vahos realizados con unas gotas de aceites esenciales de plantas medicinales. Las plantas más adecuadas son: el eucalipto, la manzanilla, el ciprés y el pino. El eucalipto abre las vías respiratorias. La manzanilla, por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas desinflama los senos nasales y elimina los gérmenes causantes de la inflamación.

El ciprés también es un excelente descongestionante, que favorece la salida del exceso de mucosidad. El aceite esencial de las hojas de pino desinflama también los senos nasales. Para realizar vahos pondremos agua en una olla y le añadiremos unas hojas o aceites esenciales de eucalipto, manzanilla, ciprés o pino. Calentaremos el agua hasta que salga abundante vapor y con una toalla sobre la cabeza respiraremos los vapores.

Los alimentos más adecuados para pacientes con sinusitis son los alimentos ricos en vitamina A, B, C, E, ácidos grasos omega-3 y los alimentos descongestionantes, como la cebolla, el ajo, el rábano y la pimienta de Cayena. Entre los alimentos desaconsejados para la sinusitis destacan los alimentos que puedan producir alergias, como la leche y sus derivados, incluidos la mantequilla, los quesos, los yogures y los flanes.