Archivo de la etiqueta: Gripe

5 hábitos para prevenir la gripe

La gripe es una enfermedad viral, muy contagiosa que se transmite fácilmente, por lo que puede afectar a un gran número de personas en muy poco tiempo. Por ejemplo, los compañeros de clase o trabajo se enferman al cabo de unos días o semanas de la llegada del virus a la escuela o la oficina.

El virus de la gripe se contagia de una persona a otra a través de las gotitas de saliva y las secreciones nasales expulsadas al toser, hablar o estornudar y también al tocar objetos previamente contaminados por virus y tocarse a continuación la nariz, la boca o los ojos o por contacto directo a través de besos y apretón de manos.



Se estima que una persona infectada por la gripe puede ser contagiosa desde un día antes de desarrollar síntomas hasta cinco días después del inicio de los mismos. Los niños, ancianos e inmunodeprimidos pueden ser contagiosos unos días más. Las guarderías son un foco importante de infección, donde los pequeños comparten juguetes, vasos, etc. Los utensilios van de mano en mano e incluso de boca en boca. El virus en cuanto entra en la nariz, garganta o pulmones de una persona, comienza a multiplicarse y produce síntomas.

En la prevención de la gripe las vacunas tienen un papel importante, especialmente en los grupos de alto riesgo. Unos hábitos diarios nos ayudan a prevenir las infecciones de la gripe:

    • Tápate la boca al estornudar o toser para evitar que las gotas respiratorias expulsadas contaminen a otras personas. Preferiblemente, usa pañuelos de papel desechable. Después de sonarse los mocos, hay que tirar el pañuelo utilizado a la basura y lavarse las manos inmediatamente.




  • Lavarse las manos con frecuencia utilizando agua tibia, jabón o desinfectante a base de alcohol te ayudará a protegerte contra los gérmenes. Es recomendable lavarse las manos después de estornudar, toser, sonarse los mocos, después de llegar a casa, antes de comer o tras tocar algún objeto o superficie. Lavarse las manos significa enjabonarlas por todas las partes, entre los dedos, debajo de las uñas y no solamente ponerlas debajo de un chorro de agua. El lavado tiene que durar por lo menos 20 segundos.
  • Ventilar el hogar es muy importante cuando algún miembro de la familia está afectado, así se renueva el aire y es más fácil evitar el contagio. Todas las mañanas es conveniente abrir las ventanas y ventilar la casa durante diez o quince minutos aproximadamente.
  • Llevar una vida sana es uno de los pilares más importantes en la prevención de la gripe. Dormir lo suficiente, practicar ejercicio físico, llevar una dieta equilibrada con frutas, verduras, cereales, beber mucho líquido, etc. fortalecen el sistema inmunitario y previenen las enfermedades.
  • Evita el tabaquismo y el consumo de alcohol. El tabaco daña la mucosa de las vías respiratorias y facilita el contagio. El alcohol debilita el sistema inmunitario.

Cuando estés enfermo quédate en casa y no vayas a trabajar o a la escuela, mantente alejado de otras personas para prevenir que también enfermen.


Los mejores tratamientos contra la gripe




Tratamientos para la gripe, todo lo que necesitas saber

La gripe es una infección viral. Todo lo que podemos hacer para sentirnos mejor es tratar los síntomas mientras el cuerpo combate el virus. Aunque existen medicamentos antivirales, normalmente el tratamiento significa tratar los síntomas y reservar los medicamentos antivirales para los casos más graves. Estos medicamentos pueden acortar el tiempo de la enfermedad.

La prevención es muy importante que incluya la administración de las vacunas en los grupos de alto riesgo y algunas precauciones para evitar el contagio, especialmente en las épocas gripales. Algunas de las medidas que puedes tomar son:

  • Lávate las manos varias veces al día con jabón o con desinfectante.
  • Evita el contacto cercano con personas enfermas.
  • Bebe bastante líquido.
  • Cúbrete la nariz y la boca con pañuelo de papel al estornudar o toser.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca.
  • Si tienes síntomas de gripe permanece en casa uno o dos días o toma pastillas para disminuir los síntomas de la infección.
  • Lleva una vida sana, una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras y practica deporte.


¿Qué medicamentos de venta libre podemos tomar para la gripe?

Los medicamentos de venta libre nos ayudan a aliviar los síntomas de la gripe.

  • Los analgésicos alivian los dolores musculares, de cabeza, de garganta y reducen la fiebre.
  • Los aerosoles nasales reducen la congestión.
  • Los expectorantes diluyen la mucosidad.
  • Los antitusivos nos ayudan a dejar de toser, pero nunca debemos tomar antitusivos cuando estamos tosiendo con mucosidad.

Si los síntomas no se alivian transcurrida una semana o tu estado empeora ponte en contacto con tu médico.


Todo lo que debes saber sobre la vacuna de la gripe

La gripe es una enfermedad viral de las vías respiratorias. Existen varios tipos de virus que pueden causar gripe. El virus se transmite por el contacto físico entre personas o por el aire. Las gotículas infectadas que expulsa una persona al toser llegan a otras personas fácilmente y el virus se propaga en unos segundos. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.



La gravedad de la enfermedad depende de varios factores, así como de las características del virus, la edad del paciente, las enfermedades del paciente o el estado general del paciente. La gripe puede ser muy grave en ciertos grupos e incluso mortal. Para prevenir estas complicaciones graves los pacientes de alto riesgo deberían ponerse la vacuna de la gripe.

¿Cuáles son los pacientes en riesgo?

  • Los menores de 2 años y los mayores de 65 años.
  • Las personas que sufren de enfermedades crónicas, metabólicas como la diabetes, cardíacas como arritmias, pulmonares como bronquitis crónica, enfisema pulmonar, asma, renales como insuficiencia renal, hepáticas como hepatitis o cirrosis, o enfermedades de la sangre como anemias crónicas.
  • Mujeres embarazadas.
  • Hay que valorar el riesgo en el caso de las personas que trabajan con el público: profesores, médicos, enfermeras etc., especialmente en las épocas cuando aparecen los tipos más agresivos de los virus gripales.

Tenemos que tener en cuenta que la protección tarda 2 semanas en desarrollarse y ésta dura toda la temporada de la gripe. La vacuna en el caso de una embarazada no solo protege a la mamá, sino también al bebé.

¿Podemos ponernos enfermos después de la vacunación?

Sí, por un lado la vacuna tiene unos efectos secundarios que son parecidos a los síntomas de la gripe, como dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza, fiebre, fatiga, tos, congestión nasal, etc. Por otro lado, la vacuna contra la gripe no puede prevenir otras enfermedades parecidas a la gripe. Existen varios virus gripales, si la vacuna no cubre algunos, éstos pueden causar infecciones y enfermedades. Aunque nos vacunamos contra la gripe, hay otras enfermedades que tienen los mismos síntomas que la gripe y podemos pensar que la vacuna no tuvo efecto, pero realmente no es gripe lo que tenemos.

¿Me puedo poner la vacuna de la gripe durante el embarazo?

Algunas personas no deben recibir la vacuna de la gripe, pero las mujeres embarazadas no pertenecen a este grupo. Según la OMS, las mujeres embarazadas son especialmente vulnerables al virus de la gripe. El efecto de la vacuna protege al bebé durante sus primeros meses de vida. En el caso de un embarazo siempre tenemos que valorar los riesgos y consecuencias de una infección gripal o los riesgos de la vacuna.



Como no hay estudios clínicos sobre los efectos y contraindicaciones que, sobre el feto, puede conllevar esta vacuna, lo recomendable es que las embarazadas se vacunen cuando ya han superado el primer trimestre del embarazo, que es la época del desarrollo de los órganos del feto. Con la mayoría de los medicamentos o vacunas no existen pruebas o estudios sobre cómo afectan éstos durante el primer trimestre del embarazo. Por eso, para evitar las posibles complicaciones, recomendamos que durante estos meses del embarazo la mamá no tome medicamentos y no se vacune.

Las mujeres embarazadas, aunque hayan superado el primer trimestre del embarazo, no deberían recibir la vacuna contra la gripe si:

  • Se sienten mal, tienen fiebre o alguna enfermedad aguda, especialmente enfermedades de las vías respiratorias.
  • Tienen alguna alergia grave o han tenido alguna vez una reacción alérgica grave que represente un riesgo vital para ella o para el bebé.
  • Alguna vez han tenido el síndrome de Guilain – Barré.

Si tienes preguntas o dudas ponte en contacto con tu médico.



¿Cuáles son las diferencias entre la gripe y el resfriado común?

Tanto la gripe como el resfriado común son infecciones virales, que aparecen con la llegada del invierno y la bajada de temperaturas. A continuación explicamos algunas diferencias:




  • El agente patógeno en el caso de una gripe es el virus de influenza (A, B, C), mientras que el resfriado común en la mayoría de los casos está causado por Rinovirus o Coronavirus.
  • La fiebre no es común en el resfriado, pero suele estar presente en más de 80% de los casos de gripe y puede alcanzar a los 38-41º C.
  • El escalofrío se presenta en el 60 % de las personas que tienen gripe, pero raramente aparece en el caso de un resfriado común.
  • El resfriado comienza poco a poco y el comienzo de la gripe es de golpe.
  • La tos a menudo está presente en el resfriado común, pero es una tos leve productiva. En la gripe la tos es muy intensa, persistente y seca.
  • La congestión nasal es común en resfriados, pero se resuelve espontáneamente en una semana, mientras que en la gripe no aparece siempre.
  • El dolor de garganta está presente y es común con un resfriado, pero no es común en la gripe.
  • El dolor de cabeza es poco común con el resfriado. En el caso de la gripe aproximadamente el 80% de los pacientes sufren dolores de cabeza.




  • Los dolores del cuerpo son más leves en los pacientes con resfriado común que en los pacientes con gripe.
  • La fatiga, debilidad y agotamiento raramente aparecen en el resfriado común, pero son muy frecuentes en la gripe. Estos síntomas puedes durar 2 o 3 semanas.
  • El malestar en el pecho es más frecuente y severo en la gripe que en el resfriado común.
  • Las complicaciones más frecuentes de un resfriado común son la sinusitis, la otitis media, especialmente en niños, y ataques de asma. La gripe genera complicaciones de las vías respiratorias inferiores como bronquitis y neumonía, que pueden ser mortales.

El resfriado común es una enfermedad más leve que se centra en las vías respiratorias superiores. La gripe es una enfermedad más severa, muy infecciosa y con complicaciones graves de las vías respiratorias inferiores.



7 remedios caseros para combatir la gripe

 




La gripe es una infección viral. Los medicamentos de venta libre nos ayudan a aliviar los síntomas de la gripe. Existen muchos remedios caseros y plantas medicinales que también nos ayudan a sentirnos mejor:

  • Tomar mucho líquido es fundamental para aliviar los síntomas de la gripe. Muchas veces, la enfermedad provoca deshidratación, que en algunos pacientes puede ser grave, como en los niños pequeños o en los ancianos.
    • Tomar miel y limón es muy útil para aliviar el dolor de garganta. En concreto, la miel de romero, ya que esta planta posee propiedades antinflamatorias y analgésicas.




  • La menta es rica en mentol, que abre las vías respiratorias, aumenta la producción de sudor, es capaz de reducir la fiebre por evaporación del calor corporal. Beba un par de infusiones con una cucharada de miel.
  • La infusión de sauco contiene ácido salicílico, que alivia los dolores y reduce la fiebre.
  • Las infusiones de ajo y cebolla nos ayudan también a sentirnos mejor. Si su sabor nos parece fuerte podemos añadir un poco de miel o infusión con menta.
  • El jugo de llanten mayor, en forma de jarabe, nos ayuda a expulsar la mucosidad de las vías respiratorias.




  • La aromaterapia es adecuada para mejorar el estado de los enfermos con gripe. El aceite esencial de eucalipto, el aceite esencial de menta, el incienso, el pino silvestre o la ravintsara son algunos de los remedios para la gripe. Podemos utilizarlos en un difusor para su difusión atmosférica o de otra forma, aplicándolos directamente sobre la piel. Existen unos aceites esenciales para uso interno. En este caso, tomamos unas gotitas de aceite esencial en una cucharadita de miel, aceite de oliva, azúcar de caña de 1 a 3 veces al día. Antes de tomar un aceite esencial consulta con el fabricante sobre la forma del uso del producto, teniendo en cuenta que algunos solamente sirven para uso externo.

Evita el tabaquismo, el consumo de alcohol, las comidas copiosas y picantes mientras estás enfermo.