Archivo por meses: septiembre 2013

osteoporosis

Los síntomas de la osteoporosis

La principal característica y por lo que se conoce a la osteoporosis es la disminución de la densidad ósea. Esto provoca que los huesos sean cada vez más frágiles y porosos, propiciando las fracturas. Un hueso sano se compone de proteínas, colágeno y calcio, aportando resistencia a la estructura ósea, mientras que los que sufren osteoporosis pueden sufrir una fractura por una contusión o traumatismo menor. Las zonas que más suelen sufrir fracturas son la columna vertebral, las caderas, costillas y muñecas, aunque puede ocurrir en cualquier otra zona del cuerpo.




Antes de abordar los síntomas de la osteoporosis, os mencionaré una serie de factores que pueden propiciar la aparición de la osteoporosis:

  • Las mujeres europeas y asiáticas que son delgadas y pequeñas son más propensas a sufrir esta afección.
  • La existencia de antecedentes de osteoporosis en la historia familiar.
  • Un exceso en el consumo de alcohol.
  • Vida muy sedentaria
  • Falta de calcio y mala nutrición
  • Niveles de estrógenos bajos en las mujeres y de testosterona en hombres
  •  Quimioterapia
  • Carencia de vitamina D

Respecto a los síntomas de la osteoporosis, esta enfermedad puede padecerse en silencio durante años hasta que se produce una fractura ósea. El principal síntoma es el dolor por la fractura, que será mayor o menor según la zona en la que se haya producido. Algunas de las más dolorosas son las que se sufren en la columna, ya que el dolor se expande por toda la zona de la espalda.

Algunas fracturas se producen por estrés en algunas zonas del cuerpo, siendo usuales las sufridas en los pies al caminar o bajando escaleras. Quizá la fractura por osteoporosis más conocida sea la de cadera, que se produce a causa de pequeños resbalones o caídas, siendo muy dura la recuperación de la cirugía de cadera debido a la mala curación y capacidad de regeneración del hueso.




Las lesiones osteoporóticas son causantes de mucho dolor, disminución de la calidad de vida e incluso discapacidad, debido a que la regeneración del hueso es muy lenta y complicada. Por ello, gran parte de las personas que han sufrido, por ejemplo, una rotura de cadera, requerirán asistencia en el domicilio a largo plazo.

La osteoporosis es una de las enfermedades más duras que puede afrontar una persona en la vejez.

Foto Flickr bajo licencia de uso

aumento peso embarazo

El aumento de peso en el embarazo.

Durante el embarazo las mujeres sufrimos grandes cambios, los de humor son los más comentados, pero los más notorios a primera vista son los cambios en el peso. Ya que además de llevar una nueva vida dentro, nuestro apetito aumenta hasta puntos difíciles de saciar, por no mencionar los conocidos antojos, que hacen todavía más difícil no aumentar el peso en exceso.

Antes de nada, quería hacer un comentario respecto a los cambios psicológicos que las mujeres sufrimos durante el embarazo. Para las primerizas, tened en cuenta que los cambios de ánimo, estados depresivos, irritabilidad y ganas de llorar son muy comunes, sobretodo la primera vez, ya que es un mundo totalmente nuevo. Los padres primerizos que nos leáis también tenedlo en cuenta, ya que esto se debe al gran aumento de hormonas que sufre la mujer durante el embarazo. ¡Así que sed comprensivos!




También hay cambios físicos inevitables como es la pérdida de la menstruación, el aumento del tamaño de los pechos y el útero, y otros más molestos como mareos, fatiga, somnolencia, aumento de las micciones (orinar), así como cambios fisiológicos a nivel interno de los que hablaremos en otro post.

Respecto al aumento de peso, durante la gestación se suelen engordar entre 9 y 12 kg, de los cuales entre 1,5 y 1,8 se cogen durante el primer trimestre, unos 3,5-4 en el segundo, siendo el resto en el último trimestre. Este incremento se produce debido al crecimiento del feto, de la placenta, líquido amniótico, aumento del pecho, entre otras cosas. Algo que cabe mencionar es la posible pérdida de peso en las primeras semanas, debido a las náuseas y vómitos. Pero no os preocupéis que en las siguientes semanas recuperaréis el peso perdido.

El control en el aumento de peso es más complicado cuanto más avanzado es el embarazo, por lo que se debería evitar incrementar mucho el peso durante los primeros meses de gestación. En ocasiones, el incremento de peso se debe a las retenciones de líquidos propias del embarazo, lo cual se perderá la semana siguiente al parto.




El control del peso es importante por diversas razones, pero la más importante es que el parto en mujeres con sobrepeso conlleva riesgos adicionales, por lo que el médico es quien mejor nos aconsejará sobre la dieta que debamos llevar para evitarlos. Por supuesto hay que alejarse de los mitos de hay que “comer por dos” y demás dichos, ya que lo único que se consigue es que la embarazada engorde en exceso. Lo mejor que se puede hacer es llevar una dieta saludable, consensuada con nuestro médico, que sea rica en vitaminas, hierro, proteínas y demás, para así estar sanas y que el bebé se desarrolle como debería.

Por último, os quiero comentar algunas de las posibles consecuencias de este excesivo aumento de peso en el embarazo que a veces somos propensas a sufrir cuando nos quedamos embarazadas. Una de estas consecuencias son los “juanetes” o más técnicamente llamados hallux valgus, debidos a una desviación de la articulación del primer metatarsiano del pie, provocando la creación de una protuberancia ósea que puede infectarse formando una bolsa de líquido que causa mucho dolor. El otro caso es el de las varices, que debido al aumento de la cantidad de sangre en el cuerpo así como el aumento de peso, provocan que las venas requieran de más esfuerzo para devolver la sangre al corazón, provocando su dilatación y consecuente aparición de varices. Es cierto que mejoran tras dar a luz, pero continuarán empeorando y apareciendo con el tiempo, sucesivos embarazos o largos periodos de tiempo de pie, por lo que en ocasiones la forma de deshacerse de ellas puede ser operarse de varices.

Hasta aquí el texto de hoy sobre el aumento de peso en el embarazo, espero que os haya parecido interesante y os haya servido de algo.

¿Alguna mujer que haya pasado por esto y tenga algún truco o consejo para evitar un exceso de aumento de peso durante el embarazo?

Foto Flickr bajo licencia de uso

artrosis información

La artrosis (II)

En el anterior artículo, La artrosis I, hablábamos de algunos de los factores que propician la aparición de la artrosis u osteoartritis, como son la edad, el sexo y el sobrepeso. En el texto de hoy comentaremos la clasificación en base a las posibles causas de su aparición. Ésta se divide en Artrosis de tipo I, II y III:

Artrosis de tipo I de causa genética. Se trata de una enfermedad hereditaria que se basa en la predisposición familiar para sufrirla.




Artrosis de tipo  II, relacionada con las hormonas. Este tipo de artrosis depende de las hormonas esteroideas, más específicamente de los niveles de estrógenos. Ésta es básicamente la causa de que la aparición de artrosis en mujeres sea mayor que en los hombres después de los 50 años, pues a esa edad las mujeres suelen sufrir la menopausia, bajando la cantidad de estrógenos en sangre. En algunas mujeres, la artrosis aparece de forma generalizada en manos, cadera, rodilla y múltiples articulaciones, ya que el rápido descenso en la producción de estrógenos puede causar una pérdida acelerada de masa muscular favoreciendo su aparición.

Artrosis de tipo III, debido a la edad. Este tipo de artrosis está relacionada directamente con la edad, siendo casi generalizada su aparición en todas las personas al llegar a una edad avanzada. A medida que pasan los años se va agravando.

Respecto a los síntomas de la artrosis, suelen empezar pausadamente, notando dolor en las articulaciones después de realizar ejercicios o esfuerzos físicos, siendo las más comunes la espalda, caderas, rodillas y manos. Respecto a la artrosis en los dedos, se cree que puede ser hereditaria ya que en algunas familias se presenta mientras que en otras no, afectando más a las mujeres que a los hombres. Las rodillas son la articulación del cuerpo que más sufre soportando el peso del cuerpo, por lo que es la parte del cuerpo más propensa a sufrir artrosis quedando rígidas, hinchadas y doloridas, impidiendo realizar tareas domésticas, como subir escaleras, e incluso provocar la discapacidad de la persona. Por último la artrosis de cadera provoca dolores en las caderas, valga la redundancia, y en la parte interior del muslo. Su sufrimiento puede conllevar a que actividades como vestirse sean prácticamente imposibles debido al dolor.




Los tratamientos para la artrosis son básicamente sintomáticos, lo que quiere decir que se basan en calmantes y analgésicos para permitir a la persona sobrellevar el dolor. También se hace uso de rodilleras, bastones o muletas para evitar apoyar todo el peso en las zonas afectadas.

Por último, existe un tratamiento que ha demostrado mejorar la calidad de vida de las personas que sufren artrosis, las prótesis. Las operaciones de sustitución más utilizadas son las de prótesis de rodilla y de cadera. Esta operación consiste en la sustitución de la articulación original dañada por una artificial, que puede estar hecha de diferentes materiales.

Con esto finalizo mi serie de artículos sobre la artrosis. ¿Conocéis a alguien que lleve una prótesis de cadera o rodilla?

Foto wikipedia