Archivo por meses: febrero 2017

alimentos vegetales para la anemia

¿Qué es la anemia del mediterráneo? Causa, síntomas y tratamiento

¿Qué es la anemia del mediterráneo?

La anemia del mediterráneo se conoce también como talasemia. La talasemia es uno de los trastornos genéticos más comunes a nivel mundial. Cada año nacen alrededor de 100.000 niños afectados con diferentes formas de esta enfermedad. Aproximadamente 5% de la población mundial es portadora de un gen de la hemoglobina mutado.

Las talasemias son más frecuentes en el sudeste asiático y Asia central, en países mediterráneos y en el norte de África. Es un trastorno sanguíneo que se transmite de padres a hijos, en el que el cuerpo produce una forma anormal de hemoglobina. La hemoglobina se compone de dos proteínas: la globulina alfa y la globulina beta.




¿Cuál es la causa de la anemia del mediterráneo?

La talasemia ocurre cuando hay un defecto en un gen que controla la producción de estas proteínas. El déficit de ciertas cadenas de hemoglobina causa la destrucción precoz de los glóbulos rojos antes de alcanzar la maduración completa.

  • La talasemia alfa ocurre cuando el gen responsable por la producción de la proteína alfa sufre una mutación
  • La talasemia beta ocurre cuando la mutación afecta a la proteína beta.

Las talasemias siguen un patrón de herencia autosómico recesivo, es decir, para el desarrollo de la enfermedad es necesario que el bebé herede una mutación de la madre y una del padre.

En el caso de la talasemia alfa hay 2 genes – 4 alelos – que controlan la producción de la proteína alfa. Dependiendo de los alelos anormales o no presentes, la enfermedad puede presentar varios niveles de gravedad.




La forma más leve se conoce como portador silencioso. En este caso sólo falta un alelo. El paciente no tiene síntomas, pero puede transmitir la enfermedad a su descendencia. Cuando faltan dos alelos la enfermedad se llama talasemia alfa menor y el paciente tiene anemia leve. Se denomina enfermedad de la hemoglobina H cuando faltan tres alelos. El paciente tiene anemia que empeora con infecciones virales o con el uso de algunos medicamentos. La talasemia alfa mayor o enfermedad Bart es cuando no hay alelos de la proteína alfa. Estos bebés suelen nacer muertos o morir a las pocas horas de nacer.

En el caso de la talasemia, anemia mediterránea, beta la producción de la proteína beta depende de un gen (2 alelos). Cuando uno de los alelos sufre una mutación hablamos de talasemia beta menos.

¿Tiene síntomas la anemia mediterránea?

Las mayorías de estos pacientes no tienen síntomas. La talasemia beta intermedia está causada por mutaciones en ambos alelos, pero son mutaciones leves. Los pacientes tienen anemias leves y agrandamiento de bazo. Algunas veces necesitan transfusiones. La forma más grave de esta enfermedad es la talasemia mayor o anemia de Cooley. Los bebés parecen estar sanos al nacer, pero a los primeros meses de vida desarrollan síntomas como palidez, crecimiento lento, piel y ojos de color amarillo. Otros problemas como aumento del tamaño de bazo y hígado, debilidad ósea, infecciones, insuficiencia cardiaca pueden empeorar el estado del niño. Estos pacientes requieren transfusiones de sangre periódicas.

¿Hay tratamientos?

Un trasplante de médula ósea puede ayudar a tratar la enfermedad en algunos pacientes, especialmente niños.




Los pacientes con antecedentes familiares de esta enfermedad necesitarán un asesoramiento genético cuando estén planeando tener hijos.

mujer con dolor de cabeza

¿Qué tipos de anemia existen? 

La anemia es una enfermedad que aparece cuando se reduce la cantidad de los glóbulos rojos o la concentración de la hemoglobina. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea.

Los tipos de anemia se clasifican, según su origen, en dos grupos principales: anemias regenerativas y anemias arregenerativas.

 En el caso de las anemias regenerativas el paciente pierde glóbulos rojos pero la médula ósea tiene la capacidad de producirlos.



¿Cuáles son las causas de las anemias regenerativas?

Podemos perder glóbulos rojos por:

  • Pérdida aguda de sangre.
  • Aumento de la destrucción de los glóbulos rojos: la causa de la destrucción de los glóbulos rojos puede ser corpuscular, es decir, cuando se origina del glóbulo rojo o extra corpuscular, es decir, una causa independiente de los glóbulos rojos. El aumento de la destrucción de los hematíes por causas corpusculares puede ser consecuencia de una alteración de la membrana, de la hemoglobina o de la deficiencia de enzimas. La anemia más frecuente en este grupo es la talasemia por consecuencia de una alteración de la hemoglobina. Cuando la causa de la destrucción de hematíes es extra corpuscular el factor provocante puede ser tóxico, infeccioso, inmunológico o causas mecánicas e incluso un aumento del tamaño del bazo.




¿Cuáles son las causas de las anemias arregenerativas?

En este caso, la médula ósea no produce glóbulos rojos en cantidades suficientes porque hay una alteración de la médula ósea o un déficit de los factores hematopoyéticos. El funcionamiento de la médula ósea no es adecuado en el caso de aplasias medulares, síndromes mielodisplásicos o infiltración de médula ósea. Si la causa es un déficit, puede ser la falta de hierro, vitamina B12, ácido fólico o eritropoyetina.

Clasificación de las anemias

Las anemias se pueden clasificar en función del tamaño de los hematíes:

    • Anemias microcíticas: en este caso los hematíes son pequeños. El VCM (valor medio de volumen de cada hematíe) es menor de 80. Las causas más frecuentes de este tipo de anemia son: déficit de hierro, anemia secundaria, enfermedad crónica y talasemia.
    • Anemias normocíticas: en estas anemias el VCM – el tamaño de los glóbulos rojos – es normal, entre 80 y 100. La anemia hemolítica, aplásica o por inflamación medular y hemorragia aguda pertenecen a este grupo. La anemia secundaria por enfermedad crónica puede ser tanto normocítica como microcítica.




  • Anemias macrocíticas: En el caso del déficit de vitamina B12, ácido fólico, hipotiroidismo y enfermedad hepática se forman glóbulos rojos grandes. El VCM será mayor de 100.
anemia

10 alimentos ricos en hierro para la anemia

Nuestra necesidad diaria de hierro es de 8 mg en los hombres adultos y de 18 mg en las mujeres en edad fértil cuando estamos sanos. Esta necesidad aumenta en el caso de anemia ferropénica.  Existen dos tipos de hierro: el hierro no hemo, que se encuentra en los alimentos de origen vegetal y se absorbe en menor medida (5-20%), y el hierro hemo, que se absorbe en hasta un 35% y se encuentra en los alimentos de origen animal.




alimentos vegetales para la anemia

  • Los alimentosqu de origen animal representan la mayor fuente alimenticia de hierro. Contienen hierro hemo, que se absorbe hasta en un 30% más que los alimentos de origen vegetal. Se recomienda el consumo de carnes rojas, hígado, paté, mariscos, pescado azul. El contenido de hierro de las carnes es de 2 mg por cada 100 gramos aproximadamente.
  • Las espinacas por el alto contenido en hierro, fibra, vitamina A, B9, C, E, beta-caroteno y calcio, son muy importantes en la dieta de anemia ferropénica. Al consumir media taza de espinacas por día podemos obtener el 20% de los nutrientes de hierro.
  • Dos cucharadas de avena aportan 4,5 mg de hierro.



  • Las granadas no sólo aportan hierro, sino que son ricas en vitaminas, fibras y potasio y estimulan un flujo de sangre saludable.
  • Los fríjoles, las lentejas, la soja, los garbanzos aportan hasta 5 mg de hierro en una taza.
  • Un solo huevo puede aportar hasta 1 mg de hierro.
  • Las almejas contienen 24 mg de hierro por cada 100 gramos, lo que representa más lo que necesitamos diariamente.
  • Las vísceras: hígado, morcilla elaborada a base de sangre roja son excelentes fuentes de hierro hemo.
  • Existen unas especias que contienen alta cantidad de hierro: el tomillo, el comino, el eneldo, el orégano, el laurel, la albahaca llevan más de 40 mg de hierro por cada 100 gramos.
  • Los frutos secos: nueces, pistachos, almendra aportan alta cantidad de hierro.