Me duele la cabeza

¿A qué se debe el dolor durante el coito?

Dolor durante el coito en las mujeres

El dolor durante el coito se denomina dispareunia y es un problema muy común en mujeres. Casi 3 de cada 4 mujeres experimentan dolor durante las relaciones sexuales. Para algunas de ellas es un problema temporal, en cambio, para otras constituye un problema a largo plazo. Las causas son numerosas desde algunas enfermedades graves hasta la falta de excitación.




  • La excitación prepara el cuerpo de la mujer para el acto físico del coito. La presión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y la temperatura aumentan; los labios vaginales y el clítoris se llenan de sangre y se vuelven más sensibles; la vagina se lubrica y expande. Los problemas de la excitación pueden ocurrir por muchas razones: una relación no deseada, emociones como temor, culpabilidad, vergüenza, estrés, cansancio, etc. Por otro lado, algunos medicamentos pueden reducir el deseo sexual.
  • Entre los problemas ginecológicos hay que destacar las causas hormonales: sequedad vaginal en la menopausia, infecciones, vaginismo, retroflexión del útero, endometriosis, quistes ováricos, tumores, cirugía vaginal o pélvica, tejidos cicatrizantes.
  • Algunos problemas urológicos como la cistitis aguda, crónica, intersticial o uretritis pueden causar dispareunia.
  • Enfermedades del sistema gastrointestinal como colitis crónica o hemorroides en algunas pacientes pueden causar también dispareunia.
  • Muchas veces las irritaciones genitales o alergias son las culpables. Jabones, perfumes, detergentes, ropa interior, tampones, compresas, espumas anticonceptivas e incluso el uso del condón pueden provocar irritación y dolor durante el coito.
  • Enfermedad de Sjögren, radioterapia, quimioterapia, cicatrices, abuso sexual, traumas y factores psicológicos pueden producir dolor durante las relaciones sexuales.

Dolor durante el coito en los hombres

En los hombres el dolor durante el coito es menos frecuente que en las mujeres y, al igual que en la mujer, puede tener diversas causas:

  • Adherencia prepucial: Si el hombre nunca ha movido su prepucio sobre el glande, la primera vez que se intenta tener relaciones sexuales puede ser una experiencia dolorosa. También puede ocurrir que el paciente tenga el frenillo demasiado corto. En ese caso, al intentar tener relaciones, puede sentir un fuerte dolor y el frenillo puede desgarrarse y sangrar. Cuando la herida se cure, irá mejor. Este problema puede solucionarse mediante una pequeña operación.
  • Fimosis: En este caso, el prepucio es demasiado estrecho o rígido debido a un anillo fibroso en el prepucio o a la presencia de tejido cicatrizante. Este problema se puede solucionar mediante una operación de circuncisión.
  • Parafimosis: En este caso, el prepucio se encuentra retraído detrás del glande, lo que hace que esté inflamado y provocando dolor. Este caso requiere una intervención médica.
  • Las relaciones sexuales pueden resultar dolorosas para el hombre si el flujo vaginal de su pareja es demasiado ácido. Para combatir este problema, es recomendable que la mujer reduzca la acidez (mediante pastillas o enjuagando), o utilizar preservativo.
  • Los hombres mayores pueden experimentar dolor durante la eyaculación como consecuencia de un nivel bajo de testosterona (una hormona masculina) en la sangre.
  • También es posible que se experimente dolor durante la eyaculación o después de ella por tensión en la musculatura pélvica. Se pueden hacer ejercicios de relajación para aliviar el dolor.

El dolor durante el coito se diagnostica mediante una exploración física, que debe descartar los posibles factores orgánicos, y una exhaustiva historia clínica, que incluya aspectos sexuales, psicológicos y de pareja, la localización y el tipo del dolor. La analítica hormonal es uno de los pilares básicos de la diagnosis.

El tratamiento a llevar a cabo dependerá de las causas y puede ser farmacológico, quirúrgico o psicológico. Lo más importante es que, cuando los momentos de intimidad con tu pareja se convierten en una auténtica pesadilla por los dolores y os impiden mantener relaciones sexuales, pidas ayuda a un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *