Archivo por meses: abril 2017

¿En qué consiste un examen de la tensión arterial?



Primero siéntate cómodamente con la espalda apoyada. Las piernas deben estar descruzadas y los pies en el suelo. Apoya el brazo desnudo de manera que el antebrazo esté a nivel del corazón. Tu médico envolverá el esfigmomanómetro alrededor de tu brazo. El borde más bajo del manguito debe estar a 1 pulgada por encima de la doblez del codo. El manguito se inflará al pulsar el botón de la máquina o bombeando con la pera. Sentirás una ligera molestia, opresión alrededor del brazo. Luego el médico abrirá la válvula del manguito dejando que la presión descienda lentamente. Primero se registra la presión sistólica cuando se escucha el sonido de la sangre pulsando. En el momento de la desaparición de  los sonidos se registra la tensión diastólica.



La tensión arterial alta se clasifica como:

  • Normal: menos o igual a 120/80 mm Hg
  • Pre hipertensión: hasta 139/89 mm Hg
  • Estado 1 de hipertensión: 140/90 a 159/99 mm Hg
  • Estado 2 de hipertensión: 160/100 a 179/109 mm Hg
  • Estado 3 de hipertensión: mayor de 179/109 mm Hg




7 remedios caseros para combatir la gripe

 




La gripe es una infección viral. Los medicamentos de venta libre nos ayudan a aliviar los síntomas de la gripe. Existen muchos remedios caseros y plantas medicinales que también nos ayudan a sentirnos mejor:

  • Tomar mucho líquido es fundamental para aliviar los síntomas de la gripe. Muchas veces, la enfermedad provoca deshidratación, que en algunos pacientes puede ser grave, como en los niños pequeños o en los ancianos.
    • Tomar miel y limón es muy útil para aliviar el dolor de garganta. En concreto, la miel de romero, ya que esta planta posee propiedades antinflamatorias y analgésicas.




  • La menta es rica en mentol, que abre las vías respiratorias, aumenta la producción de sudor, es capaz de reducir la fiebre por evaporación del calor corporal. Beba un par de infusiones con una cucharada de miel.
  • La infusión de sauco contiene ácido salicílico, que alivia los dolores y reduce la fiebre.
  • Las infusiones de ajo y cebolla nos ayudan también a sentirnos mejor. Si su sabor nos parece fuerte podemos añadir un poco de miel o infusión con menta.
  • El jugo de llanten mayor, en forma de jarabe, nos ayuda a expulsar la mucosidad de las vías respiratorias.




  • La aromaterapia es adecuada para mejorar el estado de los enfermos con gripe. El aceite esencial de eucalipto, el aceite esencial de menta, el incienso, el pino silvestre o la ravintsara son algunos de los remedios para la gripe. Podemos utilizarlos en un difusor para su difusión atmosférica o de otra forma, aplicándolos directamente sobre la piel. Existen unos aceites esenciales para uso interno. En este caso, tomamos unas gotitas de aceite esencial en una cucharadita de miel, aceite de oliva, azúcar de caña de 1 a 3 veces al día. Antes de tomar un aceite esencial consulta con el fabricante sobre la forma del uso del producto, teniendo en cuenta que algunos solamente sirven para uso externo.

Evita el tabaquismo, el consumo de alcohol, las comidas copiosas y picantes mientras estás enfermo.

Dispareunia y vaginismo

¿Qué son las dispareunia y el vaginismo?

La dispareunia es un término médico que significa coito doloroso, haciendo referencia a todos los dolores sexuales.

Cualquier tipo de dolor sexual puede desencadenar en vaginismo.




El vaginismo es una contracción involuntaria de la musculatura perineal y de la vagina, que hace imposible el coito a pesar del deseo de penetración que pueda existir por parte de la mujer.

La diferencia principal entre las dos patologías es que, en el caso de dispareunia, la penetración es dolorosa, mientras que en el caso de vaginismo es prácticamente imposible.

El vaginismo y la dispareunia son dos de los dolores femeninos más frecuentes.

Según la estadística, un 40-50% de las mujeres en la menopausia tienen disuria (micción dolorosa) y dispareunia (relaciones sexuales dolorosas). Es un problema que se puede solucionar fácilmente, pero la mayoría de las mujeres están demasiado avergonzadas para buscar ayuda. El 70% de las parejas espera entre uno a dos años para pedir algún tipo de ayuda. El 30% de los pacientes acude después de cinco años de percatarse del problema.

La dispareunia provoca que la mujer no sólo no disfrute de sus relaciones sexuales, sino que las evite por completo para no enfrentarse al dolor.

El dolor durante las relaciones sexuales no es un problema del siglo XXI. En los documentos medicinales del antiguo Egipto del siglo XVIII a.C., encontrados en el templo de Ramesseum, este problema ya estaba mencionado. Un médico Victoriano, Barnes utilizó por primera vez la palabra “dispareunia” en el año 1874.

Una gran parte de las mujeres que sufren dispareunia o vaginismo no consultan sus problemas con su médico. La solución puede ser sencilla, pero es importante que hables con tu médico para que tu vida sexual no se convierta en un tormento. Puede ser frustrante detallar temas tan íntimos delante de un desconocido, pero olvida el pudor y habla sinceramente de tus problemas, ya que de esa manera podrás encontrar la solución más adecuada.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la dispareunia?

    • Infecciones de las vías urinarias
    • Infecciones del aparato genital
    • Tumores pélvicos o genitales
    • Quistes de ovario
    • Enfermedades de la piel
    • Sequedad vaginal, atrofia vaginal
    • Lesiones del área pélvica o genital
    • Quiste de Bartholino
    • Endometriosis
    • Traumatismo durante el parto
    • Radioterapia
    • Efectos secundarios de ciertos medicamentos
    • Retroversión del útero
    • Colitis crónica
    • Menopausia
    • Hemorroides
    • Relaciones sexuales demasiado pronto después de una cirugía o parto
    • Irritación genital o alergias (jabones, perfumes, detergentes, ropa interior, tampones, compresas, espumas anticonceptivas, condón,…)
    • Abuso sexual
    • Factores psicológicos
    • Síndrome de Sjögren




¿Cuáles son los síntomas de la dispareunia?

La dispareunia significa coito doloroso, dolor sexual en general. El dolor puede ocurrir al penetrar, durante el coito o después del coito. Puede suceder en cualquier parte del área genital. El dolor puede ser descrito como agudo, picazón, como un golpe, cólicos o de otras maneras. En algunas mujeres el dolor sólo aparece con determinadas parejas o en determinadas circunstancias, todo esto supone un origen psicológico.

Para identificar el origen de la dispareunia puedes orientar a tu médico localizando el dolor. Según la localización del dolor se distingue dispareunia superficial, vaginal y profunda.

La dispareunia superficial puede ser causada por el himen demasiado rígido, tabicado o septo; un quiste o inflamación de la glándula Bartholino; candidiasis vaginal; infecciones urológicas; clitoriditis o procesos alérgicos. La dispareunia superficial puede ser secundaria después de una cirugía ginecológica.

La dispareunia vaginal es consecuencia de la falta de lubricación vaginal. La causa más evidente de la falta de la lubricación vaginal es la falta de excitación. Un bajo nivel del estrógeno genera sequedad vaginal y vaginitis atrófica. El síndrome Sjögren produce sequedad en la boca, en los ojos y en la vagina. Este tipo de dispareunia puede ser consecuencia de unas alteraciones anatómicas congénitas o adquiridas de la vagina. La operación Wertheim-Meigs – que se utiliza frecuentemente para el tratamiento de cáncer de cuello uterino – causa cicatrices vaginales que luego pueden ser los factores desencadenantes de la dispareunia. Algunas enfermedades extraginecológicas, como una enfermedad inflamatoria intestinal, hemorroides o fístulas rectovaginales pueden ser causas de las relaciones sexuales dolorosas.

La dispareunia profunda casi siempre está causada por una enfermedad orgánica como cervicitis, inflamaciones de las estructuras pélvicas, endometriosis, retroflexión uterina.

En la dispareunia, el temor al dolor puede causar vaginismo y el vaginismo produce dispareunia, por lo que podríamos decir que es un círculo vicioso. El vaginismo es una contracción involuntaria de la musculatura perineal. Aunque las causas pueden ser orgánicas como un himen hipertrófico, cicatrices o alteraciones inflamatorias, en estos casos son importantes los factores psicológicos, como actitudes erotofóbicas, el temor al dolor, una educación restrictiva en asuntos sexuales o la religión. También es importante el miedo a quedarse embarazada, haber sufrido abusos sexuales o la falta de información sexual recibida.

El tratamiento de la dispareunia y vaginismo

La dispareunia se diagnostica mediante una exploración física, que debe descartar los posibles factores orgánicos y una exhaustiva historia clínica, que incluya aspectos sexuales, aspectos psicológicos y de pareja, la localización y el tipo del dolor. La analítica hormonal es uno de los pilares básicos de la diagnosis.

El tratamiento depende de las causas y puede ser farmacológico, quirúrgico o psicológico. Pero lo más importante es que, cuando los momentos de intimidad con tu pareja se convierten en una auténtica pesadilla debido a los dolores y os impiden mantener relaciones sexuales, pidáis ayuda a un profesional.