Archivo por meses: mayo 2017

¿Cuándo se tiene hipertensión?




La tensión arterial o presión sanguínea es la fuerza que ejerce la sangre circulante sobre las paredes de las arterias. Cuando el corazón bombea la sangre hacía las arterias la presión es más alta en estos vasos sanguíneos. Esta presión se llama presión sistólica y su valor normal oscila entre 90 y 120 mm de mercurio. Cuando el corazón se relaja entre dos latidos la sangre que circula en las arterias ejerce una presión menor sobre sus paredes. Esta presión se llama presión diastólica y su valor normal se sitúa entre 60 y 80 mm de mercurio. La tensión arterial normal en adultos es de 120/80 mm Hg.  Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.


Cuanto más alta es la tensión arterial, más tiene que trabajar el corazón para bombear la sangre hacia las arterias. El músculo cardíaco se engrosa y se desarrolla más el tejido conjuntivo entre las fibras musculares. El músculo cardíaco se hace más rígido. Las arterias propias del corazón a menudo están contraídas por la alta presión y, como consecuencia, el aporte de nutrientes y oxígeno será insuficiente en las partes más profundas del miocardio. Por eso, el paciente experimenta un dolor en el pecho. Con el tiempo estos procesos producen un fallo cardíaco o un infarto cardíaco.

Con la reestructuración del musculo cardíaco aparecen arritmias – alteraciones del ritmo cardíaco – que pueden causar consecuencias graves o mortales. La hipertensión permanente endurece las arterias y si el paciente tiene colesterol alto, los lípidos se depositarán en las paredes dañadas de las arterias y perderán más su flexibilidad y elasticidad. La rigidez de los vasos sanguíneos aumenta el riesgo del infarto de miocardio, el ictus, los problemas renales o la insuficiencia renal.

Antes de medir la tensión arterial debemos descansar durante unos 5 minutos. No es recomendable tomar la tensión cuando hayamos tomado café o té, hayamos usado un producto de tabaco en los últimos 30 minutos, hayamos hecho ejercicio físico o estemos bajo estrés.


Todo sobre la sequedad vaginal

¿Qué es la sequedad vaginal?

La sequedad vaginal es una de las causas que más quejas provoca en las consultas ginecológicas cuando llega la menopausia.  Se estima que, aproximadamente 40-50% de las mujeres en la menopausia tienen disuria (micción dolorosa) y dispareunia (relaciones sexuales dolorosas). Es un problema que se puede solucionar fácilmente, pero la mayoría de las mujeres están demasiado avergonzadas para buscar ayuda.


La sequedad vaginal o vaginitis atrófica es causada por una disminución en los estrógenos, cuyos niveles normales se reducen después de la menopausia. El estrógeno es una hormona muy importante para mantener los tejidos de la vagina lubricados y saludables. El revestimiento de la vagina produce un líquido lubricante transparente, el cual hace que las relaciones sexuales sean más cómodas y ayuda a disminuir la irritación vaginal.

Después de la menopausia, la mucosa vaginal se vuelve más fina y disminuye su elasticidad, su hidratación y circulación sanguínea. El espacio de entrada se estrecha y se hace menos flexible, más rígido a la penetración. Disminuye el pH vaginal por la disminución de los Lactobacilos y, como consecuencia, la mujer menopáusica tiene más predisposición a tener infecciones vaginales.

El flujo vaginal normal que mantiene las paredes vaginales hidratadas es blanco, no homogéneo e inodoro. Proviene del drenaje en la vagina de glándulas (glándulas Bartolini, glándulas del cérvix, del endometrio) del líquido trasudado de la pared vaginal o de células vaginales descamadas y contiene bacterias vivas. Su cantidad aumenta por estrés emocional, ovulación, embarazo y excitación sexual. El flujo vaginal baja por la consecuencia de: vaginitis atrófica, vaginosis bacteriana, cáncer de vagina o de cuello uterino, clamidia, un tampón o un objeto olvidado, gonorrea, tricomoniasis, candidiasis vaginal, etc. Cuando la cantidad del flujo vaginal disminuye extremadamente se produce sequedad vaginal.

La sequedad vaginal causa relaciones sexuales dolorosas que pueden provocar que la mujer no sólo no disfrute de sus relaciones sexuales, sino que las evite por completo con tal de no enfrentarse al dolor.

Estados a los que se enfrenta una mujer con sequedad vaginal

    • Radioterapia al área pélvica o quimioterapia.
    • Medicamentos u hormonas empleadas para disminuir los niveles de estrógeno como tratamiento para el cáncer de mama, endometriosis, miomas uterinos o infertilidad.
    • Uso excesivo de jabones, detergentes, lociones, perfumes íntimos, tampones, condones.
    • Estrés severo, depresión, ejercicio riguroso.
    • Extirpación de los ovarios.
    • Durante el periodo de la lactancia por los niveles bajos de estrógeno.
    • Causas psicológicas.
    • Síndrome de Sjogren, una enfermedad autoinmune que causa sequedad en los ojos, en la boca y sequedad vaginal.
    • Algunos antidepresivos, antihistamínicos, descongestionantes pueden producir sequedad vaginal.




Momentos en los que aumenta el riesgo de la sequedad vaginal :

  • La mujer tiene enfermedades genéticas, endocrinas.
  • La mujer padece diabetes.
  • La paciente fuma.
  • Las mujeres están sometidas a periodos de estrés por circunstancias personales, laborales, como por ejemplo las deportistas profesionales.
  • La mujer tenía un periodo largo de abstinencia de relaciones sexuales vía vaginal o padece falta de estimulación sexual antes del coito o desinterés u otras disfunciones sexuales.

Síntomas más frecuentes de la sequedad vaginal:

  • Ardor al orinar: disuria
  • Dolor durante la relación sexual: dispareunia
  • Flujo vaginal leve
  • Sangrado leve después de la relación sexual
  • Dolor vaginal, sensación de ardor o picazón en la vagina
  • Infecciones vaginales recurrentes producidas por bacterias o hongos
  • Úlceras abiertas o fisuras en la pared vaginal




Causas y síntomas de la sinusitis

La sinusitis es una inflamación o infección de los senos paranasales. Los senos nasales son espacios que contienen aire dentro de los huesos del cráneo y la cara. Están localizados detrás de la frente, los huesos de la nariz, las mejillas y los ojos.  Los senos paranasales sanos no contienen bacterias ni otros microorganismos, son estériles y están revestidos de pequeñas glándulas que secretan una fina capa de mucosa que barre las partículas extrañas fuera de ellos.  Cuando la apertura de los senos paranasales se bloquea, el moco se acumula dentro de ellos y los microorganismos – bacterias, virus y hongos – empiezan a reproducirse provocando infección e inflamación.


Las causas de la sinusitis:

El mecanismo por el cual se produce la sinusitis incluye tres factores:

  • La obstrucción del orificio de la salida del seno: la apertura de los senos nasales puede bloquearse cuando la mucosa de estos o la de la nariz está engrosada o se produce demasiado moco por alergias o por resfriados y los pequeños vellos de los senos paranasales no logran sacarlo. Un tabique nasal desviado también es capaz de bloquear la apertura de los senos.
  • La reducción del movimiento de los cilios que normalmente limpian los senos. Esto ocurre en algunas enfermedades genéticas o por la exposición al tabaco, algunos medicamentos o compuestos químicos.
  • El aumento de la viscosidad de las secreciones. Esto ocurre en algunas enfermedades como la fibrosis quística.

Existen algunos factores que pueden incrementar el riesgo de que un niño o un adulto presente sinusitis:

  • Rinitis alérgica o fiebre de heno
  • Tabaquismo
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Cambios de altitud (bucear o volar)
  • Adenoides grandes – especialmente en el caso de los niños
  • Enfermedades que impiden que los cilios funcionen apropiadamente y eliminen la mucosidad
  • Fibrosis quística
  • Ir a guarderías

La sinusitis puede ser aguda o crónica.

  • Hablamos de sinusitis aguda cuando los síntomas están presentes durante cuatro semanas o menos. La causa de la enfermedad en estos casos es una infección bacteriana.
  • Cuando persiste por más de 3 meses hablamos de sinusitis crónica. En este caso, el paciente no tiene dolor, la enfermedad se caracteriza por la presencia de moco con mal olor persistente por una o ambas fosas nasales y la sensación de nariz tapada. Puede ser causada por bacterias o un hongo. En los casos en que la sinusitis se vuelve crónica y los síntomas son insoportables, se puede solucionar quirúrgicamente con la cirugía endoscópica nasosinusal.




¿Cuáles son los síntomas de una sinusitis?

  • Presencia de moco en abundancia, generalmente espeso
  • Congestión nasal, nariz tapada
  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato
  • Tos, por la caída de moco hacia la garganta, que generalmente empeora por la noche
  • Sensación de pesadez de la cara
  • Dolor similar a presión en la zona de los ojos, la frente o la cara, dolor de muelas o sensibilidad facial
  • Fatiga, sensación de malestar general
  • Fiebre
  • Dolor de garganta y goteo retro nasal

Los síntomas de la sinusitis crónica son parecidos, pero tienden a ser más leves y los pacientes generalmente no presentan dolor. Los síntomas de un niño con sinusitis pueden empezar con un resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorado y luego comienza a empeorar.

Consulta siempre con un especialista ante la presencia de los síntomas siguientes:

  • Hinchazón de la cara u ojos
  • Presencia del problema más de un mes
  • Empeoramiento del cuadro a pesar del tratamiento

La sinusitis se diagnostica por los síntomas. Cuando hay dudas diagnósticas se puede realizar una radiografía  de senos paranasales.