Remedios caseros poco conocidos para la cistitis

La cistitis es una infección de la vejiga o las vías urinarias inferiores y es causada por bacterias, en la mayoría de los casos.

Los remedios naturales para el tratamiento de la infección de vejiga incluyen las plantas con propiedades antibióticas, antiinflamatorias y diuréticas.

La planta más utilizada para prevenir la cistitis es el arándano rojo. Las proantocianidinas, que se encuentran en los arándanos hacen que las bacterias como la E. Coli  no se adhieran a las células del tracto urinario y no encuentren un entorno favorable para su replicación, con lo cual se limita la infección.


El arándano rojo contiene cantidades significativas de ácido salicílico, que puede disminuir la hinchazón, prevenir la formación de coágulos sanguíneos y puede tener efectos antitumorales. No se conocen efectos secundarios del arándano, tanto en su uso puntual como en su uso prolongado. No hay contraindicaciones para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

La equinacea posee propiedades antibióticas. Se recomienda tomar 800 mg diarios de equinacea repartidos en 4 tomas diarias.

La cola de caballo tiene propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Se utiliza para la retención de líquidos, los cálculos en el riñón y en la vejiga, para las infecciones del tracto urinario, la incapacidad para controlar la orina y para trastornos generales de los riñones y de la vejiga. Aumenta la diuresis y de esta manera lava las vías urinarias y elimina las bacterias. Su uso prologado no es recomendable por su alto contenido de tiaminasa, que descompone la vitamina tiamina y causa su déficit.

Siendo uno de los mejores antibióticos naturales, el consumo habitual de ajos puede prevenir las infecciones bacterianas del aparato urinario.

La vara de oro es un excelente diurético, estimula la producción de la orina, elimina la arenilla de los riñones, posee cierta actividad antiinflamatoria y antiséptica. Sus efectos beneficiosos fueron descritos por primera vez en la Edad Media por Arnaldo de Villanueva, un médico español de gran importancia. Es recomendable tomar una infusión dos veces al día. La infusión se prepara con una cucharadita de flores secas por taza y se deja reposar cinco minutos.


El uso del abedul resulta particularmente interesante cuando se trata de cistitis crónicas, acompañadas de falta de micción. La savia de abedul es muy útil para disolver las piedras urinarias o impedir la formación de las piedras, especialmente de oxalatos. Para el tratamiento de cistitis realice una infusión de dos cucharadas de hojas secas de abedul combinando con malvavisco y cola de caballo en partes iguales. Beba dos tazas diarias. No se aconseja su uso durante el embarazo o la lactancia sin consentimiento de médico.

La dieta tiene una gran importancia en el tratamiento de las infecciones de la vejiga.

  • Beber mucho líquido y orinar frecuentemente arrastrará las bacterias y ayudará a reducir su número en las vías urinarias.
  • Los alimentos ricos en vitamina A evitan los daños en las mucosas del organismo.
  • Los probióticos reestablecen la flora intestinal y aumentan las defensas contra las infecciones.
  • La ingestión habitual de ajos, cebollas y arándanos ayudan a eliminar las bacterias del tracto urinario y a prevenir las infecciones bacterianas.

La higiene íntima correcta es un componente importante en la prevención de las infecciones de vejiga. Durante el periodo menstrual es importante cambiar la compresa cada 2-3 horas ya que el calor y la humedad favorecen la colonización bacteriana.

Durante el verano es recomendable cambiar el bañador mojado por uno seco.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *