Todo lo que debes saber sobre la vacuna de la gripe

La gripe es una enfermedad viral de las vías respiratorias. Existen varios tipos de virus que pueden causar gripe. El virus se transmite por el contacto físico entre personas o por el aire. Las gotículas infectadas que expulsa una persona al toser llegan a otras personas fácilmente y el virus se propaga en unos segundos. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.



La gravedad de la enfermedad depende de varios factores, así como de las características del virus, la edad del paciente, las enfermedades del paciente o el estado general del paciente. La gripe puede ser muy grave en ciertos grupos e incluso mortal. Para prevenir estas complicaciones graves los pacientes de alto riesgo deberían ponerse la vacuna de la gripe.

¿Cuáles son los pacientes en riesgo?

  • Los menores de 2 años y los mayores de 65 años.
  • Las personas que sufren de enfermedades crónicas, metabólicas como la diabetes, cardíacas como arritmias, pulmonares como bronquitis crónica, enfisema pulmonar, asma, renales como insuficiencia renal, hepáticas como hepatitis o cirrosis, o enfermedades de la sangre como anemias crónicas.
  • Mujeres embarazadas.
  • Hay que valorar el riesgo en el caso de las personas que trabajan con el público: profesores, médicos, enfermeras etc., especialmente en las épocas cuando aparecen los tipos más agresivos de los virus gripales.

Tenemos que tener en cuenta que la protección tarda 2 semanas en desarrollarse y ésta dura toda la temporada de la gripe. La vacuna en el caso de una embarazada no solo protege a la mamá, sino también al bebé.

¿Podemos ponernos enfermos después de la vacunación?

Sí, por un lado la vacuna tiene unos efectos secundarios que son parecidos a los síntomas de la gripe, como dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza, fiebre, fatiga, tos, congestión nasal, etc. Por otro lado, la vacuna contra la gripe no puede prevenir otras enfermedades parecidas a la gripe. Existen varios virus gripales, si la vacuna no cubre algunos, éstos pueden causar infecciones y enfermedades. Aunque nos vacunamos contra la gripe, hay otras enfermedades que tienen los mismos síntomas que la gripe y podemos pensar que la vacuna no tuvo efecto, pero realmente no es gripe lo que tenemos.

¿Me puedo poner la vacuna de la gripe durante el embarazo?

Algunas personas no deben recibir la vacuna de la gripe, pero las mujeres embarazadas no pertenecen a este grupo. Según la OMS, las mujeres embarazadas son especialmente vulnerables al virus de la gripe. El efecto de la vacuna protege al bebé durante sus primeros meses de vida. En el caso de un embarazo siempre tenemos que valorar los riesgos y consecuencias de una infección gripal o los riesgos de la vacuna.



Como no hay estudios clínicos sobre los efectos y contraindicaciones que, sobre el feto, puede conllevar esta vacuna, lo recomendable es que las embarazadas se vacunen cuando ya han superado el primer trimestre del embarazo, que es la época del desarrollo de los órganos del feto. Con la mayoría de los medicamentos o vacunas no existen pruebas o estudios sobre cómo afectan éstos durante el primer trimestre del embarazo. Por eso, para evitar las posibles complicaciones, recomendamos que durante estos meses del embarazo la mamá no tome medicamentos y no se vacune.

Las mujeres embarazadas, aunque hayan superado el primer trimestre del embarazo, no deberían recibir la vacuna contra la gripe si:

  • Se sienten mal, tienen fiebre o alguna enfermedad aguda, especialmente enfermedades de las vías respiratorias.
  • Tienen alguna alergia grave o han tenido alguna vez una reacción alérgica grave que represente un riesgo vital para ella o para el bebé.
  • Alguna vez han tenido el síndrome de Guilain – Barré.

Si tienes preguntas o dudas ponte en contacto con tu médico.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *