Los remedios caseros más eficaces contra la sinusitis

Los senos nasales son cavidades llenas de aire que se encuentran a cada lado de la nariz y están cubiertas por una membrana muy delgada. Cuando la membrana se inflama o se infecta bloquea el conducto de los senos paranasales, provocando la sinusitis. Estos se llenan de fluidos y los gérmenes – bacterias, virus, o hongos – empiezan a crecer y causan infección.


Uno de los remedios naturales más antiguos para la sinusitis es el vapor mentolado, que se utiliza para aliviar la congestión. El vapor ayuda al drenaje de las mucosidades y alivia el dolor causado por sinusitis. En una olla, con unas cuatro o cinco tazas de agua bien caliente, pon unas dos o tres gotas de aceite esencial de eucalipto o menta piperita, pino o ciprés. Tapándote con una toalla para que no se vaya el vapor, acerca la cara a la olla y respira hondo sobre el vapor, con cuidado de no quemarte.

Se puede repetir de dos a cuatro veces al día. Una forma más fácil de respirar vapor es meterse a la ducha con agua caliente, echar unas gotas de aceite esencial en la ducha e inhalar el vapor. El vapor de miel es un tratamiento antibacteriano natural. Para inhalar el vapor de miel pon tres o cuatro cucharadas de miel en un litro de agua al fuego hasta que hierva. Inhala el vapor cubriéndote la cabeza con una toalla. También se puede utilizar vinagre de manzana para hacer un baño de vapor. Utilizamos un cuarto de taza de vinagre por un litro de agua.

La cataplasma de rábanos disuelve también la mucosidad en los senos paranasales. Machaca una cebolla y seis rábanos hasta tener una pasta. Extiende la pasta sobre una gasa y aplícala sobre los senos paranasales durante 30 minutos o una hora.


La cataplasma de arcilla ayuda a despejar los senos nasales. Vierte la arcilla en un recipiente y mézclalo con agua. Aplica la cataplasma una o dos horas por la mañana y por la noche, a lo largo de los lados de la nariz o en la frente durante varios días.

El contraste de temperatura también alivia los síntomas de sinusitis. Una manera muy sencilla de la aplicación del contraste de temperatura es mojar una toalla en agua caliente y ponerla sobre el área afectada y dejarla por 2 minutos, después cambiarla por una toalla mojada en agua fría y dejarla sobre el área por 30 segundos.

Las soluciones salinas ayudan a descongestionar la nariz y los senos paranasales. Mezcla 1/3 de cucharadita de sal con una pizca de bicarbonato de sodio en una taza de agua caliente. Llena un gotero con la solución y con la cabeza hacia atrás, tápate una fosa nasal y échate la solución en la otra. Suénate la nariz y repite el mismo procedimiento.

Bebe gran cantidad de líquidos, que diluyen la mucosidad, lo que mejora el drenaje de las cavidades paranasales.

Evita el consumo de alcohol y el tabaco. El alcohol agrava la inflamación y el humo del cigarrillo aumenta la irritación en los conductos nasales.

El extracto de semillas de pomelo es un poderoso antibiótico natural y se utiliza para inhibir bacterias, virus, hongos. Para el tratamiento de la sinusitis puedes usarlo en forma de espay nasal.

El ajo tiene propiedades antibacterianas. Toma 4 dientes de ajo fresco por día o de 2 a 4 gramos de ajo seco tres veces al día.

La mayor parte de la obstrucción nasal está provocada por la inflamación de la mucosa, por lo que, por mucho que soplemos, no conseguimos nada. Existen muchos alimentos con fuerte poder descongestionante que abren las vías respiratorias. El consumo diario de cebolla, ajo, wasabi o mostaza de Dijon es beneficioso en el caso de sinusitis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *