Archivo de la etiqueta: dolor de cabeza

La relación entre la sinusitis y el dolor de cabeza

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales debida a una infección viral, bacteriana o fúngica o una alergia. Los senos paranasales son cavidades llenas de aire, ubicadas en la frente, los pómulos, y detrás del puente de la nariz. Los senos paranasales sanos no contienen bacterias ni otros microorganismos, son estériles y están revestidos de pequeñas glándulas que secretan una fina capa de mucosa que barre las partículas extrañas fuera de ellos.  Los senos drenan a través de canales en la nariz. Cuando un seno se inflama, como resultado de una infección, una reacción alérgica o un tumor, aumenta la producción de moco y bloquea los canales de la nariz. El aumento de la presión en los senos causa un dolor similar al del dolor de cabeza.


Los dolores de cabeza sinusales se asocian a un dolor profundo, palpitante y constante en la frente, los pómulos o el puente de la nariz. Este tipo de dolor se intensifica con el movimiento repentino de la cabeza o el esfuerzo hecho con la cabeza. El dolor empeora al inclinarse hacia adelante o acostarse. Algunas veces, el dolor de migraña también empeora cuando se inclina la cabeza hacia delante, y las migrañas pueden ir acompañadas de congestión nasal, secreción nasal clara o acuosa y presión facial.

Diferencias entre dolor de cabeza común y el sinusal

Las principales diferencias entre la migraña y el dolor de cabeza sinusal son los siguientes signos y síntomas, que generalmente están presentes en una sinusitis:

  • Dolor de garganta
  • Fiebre
  • Tos
  • Fatiga
  • Disminución de la capacitad de olfato o del gusto
  • Sensación de dolor en los dientes superiores
  • Nariz congestionada
  • Secreción nasal sanguinolenta o mucosidad de color amarillo-verdosa
  • Dolor, presión y plenitud en las mejillas o en la frente
  • El dolor empeora al inclinarse hacia adelante o acostarse

Los dolores de cabeza sinusales no están asociados con náuseas o vómitos y no son agravados por el ruido o la luz brillante.

En el caso de la migraña, el dolor aumenta rápidamente y dura entre 4-72 horas. El dolor de cabeza sinusal aumenta gradualmente y tarda más tiempo en desaparecer.

Por lo general, la historia clínica y el examen físico son suficientes para determinar si hay una obstrucción en los senos paranasales pero, en algunos casos, se necesitarán las TC y la RM.



Tratamiento del dolor de cabeza sinusal

El tratamiento del dolor de cabeza sinusal incluye antibióticos para la infección, antihistamínicos o descongestionantes para bajar la inflamación y tratar los síntomas. Durante los 3 primeros días se pueden utilizar descongestionantes nasales inhalados. El uso prolongado de estos provoca un efecto rebote y empeora los síntomas. Si el dolor es muy intenso, tu médico te recetará analgésicos. Algunas veces, es necesario administrar corticosteroides para bajar la inflamación rápidamente.

Beber líquidos en abundancia, usar humidificadores con aceites esenciales o agua salina nasal son útiles en el tratamiento de la sinusitis y el dolor de cabeza sinusal.

Consulta con tu médico inmediatamente cuando:

  • Tus párpados se hinchan, se caen, se enrojecen, se tornan calientes o si sufres cambios en la visión.
  • El dolor de cabeza sinusal se desplaza hacia el ojo y se produce una hinchazón alrededor de este.
  • La pupila del ojo se dilata o es más grande de lo normal.
  • Experimentas un cambio en la personalidad, rigidez en el cuello, fiebre alta, alteración de la conciencia, erupciones en el cuerpo, problemas visuales o convulsiones.
  • Sufres una inflamación del tejido blando sobre el seno frontal junto con dolor de cabeza y fiebre.

Las alergias no producen dolor de cabeza, sin embargo producen congestión nasal que puede conducir al dolor de cabeza. Las alergias y los dolores de cabeza deben ser tratados por separado.


Me duele la cabeza

Me duele la cabeza

¿Cuántas veces habéis dicho u oído la frase «me duele la cabeza» en los últimos 3 días?

Mínimo 1 vez, a pesar de que estéis de vacaciones y relajados, la botellita de vino de anoche se nota en la cabeza. Y es que estos molestos dolores de cabeza los hemos sufrido todos sin saber realmente la razón por la que aparecen. En este artículo, os explicaré algunas de las causas de su aparición.

Las cefaleas son un dolor que se manifiesta en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Para los hipocondríacos que me leen, las causas graves de éstos, véase tumores, son extremadamente raras. Para paliar los dolores de cabeza, es recomendable cambiar el estilo de vida hacia uno más saludable y relajado, aunque en ocasiones es necesaria la toma de medicamentos para ello. Entre las causas del dolor de cabeza encontramos:




Cefaleas tensionales. Son los más comunes y se producen a causa de tensión muscular en la zona de hombros, cuellos, cuero cabelludo y mandíbula. Este tipo de dolores de cabeza puede estar relacionado con el estrés, la depresión, la ansiedad o traumatismos craneales, así como mantener de forma continuada la cabeza y el cuello en una posición anormal. Estos dolores se dan en ambos lados de la cabeza, pudiendo ir de la parte posterior hacia adelante.

Jaquecas. Se trata de dolores de cabeza fuertes, normalmente acompañados por otros síntomas como cambios en la visión o ganas de vomitar. Este dolor puede notarse como pulsaciones y tienda a iniciarse en una zona localizada de la cabeza para después propagarse. El dolor de las jaquecas empeora a medida que nos movemos de un sitio a otro. Además, algunos alimentos, como el chocolate y algunos quesos, así como la abstinencia de cafeína, alcohol o la falta de sueño, también pueden desencadenar las jaquecas. A su vez, el consumo continuado de analgésicos puede provocar este tipo de dolores.

Cefaleas en brotes. Se trata de dolores de cabeza agudos y muy doloroso que se presentan en varias ocasiones al día durante meses, desapareciendo después por otros tantos.

Cefaleas sinusales. El dolor se localiza en la cara y en la parte frontal de la cabeza. Está relacionada con la sinusitis, que provoca la inflamación de los conductos de los senos paranasales, situados detrás de las mejillas, la nariz y los ojos.



Durante el padecimiento de un resfriado, gripe, fiebre o el síndrome pre-menstrual, también pueden aparecer los síntomas.

Además de estos dolores de cabeza, que son los más comunes, en rarísimas ocasiones, las cefaleas pueden ser signo de una afección más grave como:

Infección cerebral: meningitis

Tumor cerebral.

Hidrocefalia. Es una acumulación de líquido en el interior del cráneo que provoca la hinchazón del cerebro.

Sangrado cerebral: Malformación arteriovenosa, aneurisma cerebral, accidente cerebrovascular.

Seudo tumor cerebral.

Hematoma subdural.

Presión arterial muy alta.

También quiero destacar que cuando tenemos la llamada “resaca” y sentimos dolor de cabeza, se debe a la deshidratación, la dilatación de los vasos sanguíneos y la disminución de la glucosa.

Espero que este artículo os haya ayudado un poco a entender en qué consisten esos dolores de cabeza tan temidos y utilizados en la alcoba, así como a tranquilizar a mis queridos hipocondríacos, ya que no por tener dolor de cabeza tienes una enfermedad mortal, sino que simplemente puedes estar estresado o con falta de sueño.

¿Alguna duda sobre dolores de cabeza? ¿Algo que queráis que os conteste en el próximo post?

Foto Flickr bajo licencia C.C.